Esta es una idea especialmente dirigida a los que quieren hacer de la boda una fiesta continua. Muchos saben que en algunos casos los novios optan por poner nombre a las mesas del banquete: nombres de flores, nombres de películas… con el objetivo de personalizarlas. Otra opción es poner un poema o un fragmento de una obra literaria, por ejemplo.

Con la idea de hoy pretendemos dar un paso más: se trata de que en cada mesa coloques un cartelito con el nombre de una canción, y en el momento en que esa canción suene, la gente de esa mesa que lo desee tiene que salir a bailarla ante el resto de comensales.

Puedes pensar en canciones que signifiquen cosas para los novios, o, mejor aún, optar por canciones que signifiquen algo para los comensales que estaran en esa mesa concreta, y que suelen pertenecer a una misma generación (o cercana). Los que nacieron en los años 70, por ejemplo, seguro que se lo pasan bien con algún hit musical de los ochenta.

Pueden ir bailando las mesas, una tras otra, hasta que al final le toque el turno a la mesa de los novios, que, como viene siendo tradicional, abrirán el baile que normalmente sigue a la comida o cena de la celebración. Entonces a disfrutar!